Antiquités orientales

Mastaba, Biblia y inmortalidad del alma