Visita
Ajoutez à vos favoris
Recommandez LB
el museo del Louvre con la Biblia
default.titre
default.titre
Subcribe to the newsletter !
www.louvrebible.org
Antiguo Mesopotamia
Mesopotamia
Asiria Nínive
Arslan Tash, Til Barsip
Palacio de Darío 1
Fenicia Arabia Palmyra
Siria
Ugarit Byblos




Cilindro de Gudea            MNB 1511


Richelieu sala 2 vitrina 5


La Biblia y las fiestas de Año nuevo


Estos dos cilindros de arcilla conservan
la historia de la construcción del templo
de Ningirsu.
 

El cilindro B nos enseña  que este dios vivirá
en lo sucesivo en su santuario con su esposa con la que, cada año nuevo, durante
la ceremonia del Matrimonio Sagrado,
renovará la concepción del mundo y
hará renacer el Sol para empezar
una nueva carrera anual.
 
La fecha del  Año nuevo varía en el tiempo y según los países, pero siempre notamos estrechas y sorprendentes analogías en las costumbres vinculadas a esta celebración.
 
Ritual del Año nuevo en Babilonia  MNB 1848    No  expuesto
 
La tableta describe una gran parte de las ceremonias que se celebraban al principio de cada año. Es la mención más antigua que se conoce de una fiesta del Año nuevo.

En Babilonia el año comenzaba hacia el equinoccio de primavera en el mes de marzo. La fiesta del Año nuevo, el Akitu, la más importante y la más solemne del calendario babilónico resultaba de la confluencia de dos corrientes de pensamiento religioso: un culto de la fertilidad que se relacionaba al rito del ’ matrimonio sagrado ’, y un concepto cosmogónico que implicaba un cuestionamiento anual del orden del mundo.
 
Los 11 días de fiesta estaban se centraban sobre el culto de Marduk. Todos los grandes dioses del país, por medio de su estatua de culto, venían a rendirle homenaje.

Las ceremonias incluían ritos de carácter mágico y de exorcismo para expulsar los “demonios  del caos”. Entre los momentos culminantes de la fiesta se incluían la narración y la puesta en escena del Poema babilónico de la creación.
 
Una alusión a la procesión del Akitu
se encuentra en Isaías 46:1  :

« Bel se ha doblado, Nebo está agachado. Sus ídolos han llegado
a ser para las bestias salvajes y
para los animales domésticos."

Estos dioses nunca más serán
llevados con honor sino arrastrados
como vulgares bultos.
 
El día octavo marcaba el principio oficial del año. Los reyes entonces estaban entronizados cuando tomaban la mano de la estatua de oro de Marduk.  A140

Esta celebración de un Año nuevo se encuentra en Egipto y luego en Roma.
 
Hâpy     E 4874
 
Sully Planta baja C sala 3 vitrina 4
 
Representado con un pecho generoso
y un abdomen voluminoso, este genio de
la crecida del Nilo lleva un tocado con tres papiros emergiendo del agua.
El Día de Año nuevo, que todo egipcio respetaba, era el de los templos y los campos cuando Hâpy, la Inundación, comenzaba a derramarse sobre las tierras. Coincidía con
los momentos más calientes del año.
 
Soberanos y sacerdotes traían la estatua del culto sobre la terraza del templo para celebrar la renovación del ciclo anual. Parientes y amigos cambiaban regalos, particularmente ou sobre todo) pequeños vasos llenos del agua santa del Nilo.
 
 
En la Edad Media, la mayoría de los países europeos utilizaban el calendario juliano y celebraban el día de año nuevo el día de la Anunciación, el 25 de marzo. El año nuevo judío tiene por nombre Rosh ha-Shana y celebra la Creación. El pasaje bíblico  más sobresaliente de la liturgia es el de la ligatura de Isaac sobre el altar (Génesis 22). Los pueblos antiguos a menudo ahuyentaban a los demonios con ruido el día del año nuevo. Los judíos transformaron esta práctica y soplan en el shofar para prefigurar el día en que Dios elimine el mal del mundo. Los chinos celebran el año nuevo entre el 10 de enero y 19 de febrero. Cada uno de los doce animales del zodíaco está asociado con un nuevo año.
 
Cabeza janiforme  Br 551

Sully 1a  sala 32 vitrina E1
 
Esta cabeza coronaba probablemente
un poste de madera. Janus, uno de los
dioses romanos más antiguos, estaba representado con dos caras opuestas,  
una mirando hacia adelante, la otra hacia atrás.
 
En el a46 a.n.e. Julio César decidió que
el 1° de enero sería el Día de Año nuevo.
Los romanos dedicaban este día a Janus,
el dios de las puertas y de los comienzos.
El mes de enero le debe su nombre.

En el año 487 de n.e., la Iglesia cristiana santificó el Día de Año nuevo. A143
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 





Carte Chronologie Déluge et GilgameshFigurines Plaquettes ou teraphimAntiquités EgyptiennesAntiquités Romaines Haut de page