Visita
Ajoutez à vos favoris
Recommandez LB
el museo del Louvre con la Biblia
default.titre
default.titre
Subcribe to the newsletter !
www.louvrebible.org
Antiguo Mesopotamia
Mesopotamia
Asiria Nínive
Arslan Tash, Til Barsip
Palacio de Darío 1
Fenicia Arabia Palmyra
Siria
Ugarit Byblos




 
Pesa con luna creciente

AO 22187

Richelieu sala 2 vitrina 6 (8)
 
 

Esta unidad de medida,
que llegará a ser también una
unidad monetaria (Esdras 2:69),
 
marcada ‘ una semi-mina ’
(aquí 248 gramos)
y lleva el creciente lunar,
emblema del dios-luna Sin,
el protector de Ur.

Taré, el padre de Abraham,
vivía en esta ciudad, y posiblemente la adoró.
- Génesis 11:27,28; Josué 24:2,14.
 
El culto lunar se desarrolla muy temprano en Mesopotamia. Es el dios Nannar para los sumerios, Sîn para los babilonios. En la civilización egipcia se le emparienta con el ojo izquierdo herido de Horus. Los griegos veían en ello la ’ residencia de las almas’. Las religiones conceden a la luna una importancia variable. Marca el principio del Año nuevo chino.
  El Profeta Mahoma instituyó en 631 un calendario

 Todas las civilizaciones,
todas las religiones
han venerado a la luna. 

 
puramente lunar, entonces la media luna creciente llegó a ser un símbolo importante. La primera Pascua judía fue observada en época de luna llena, el 14 Nisán de 1513 a.n.e (Exodo 12:18).

Y este detalle temporal permite a los cristianos seguir con exactitud el memorial de la muerte del Cristo, " nuestra Pascua " (1 Corintios 5:7). 
 
En la Biblia, la luna no se cita y queda relegada,
tanto como el sol, a su función de lumbreras
(Génesis 1:16). Se encuentra también esta prohibición  en el decálogo:
 

” No debes hacerte una imagen tallada ni una forma parecida
a cosa alguna que esté
en los cielos arriba ”.

Exodo 20:4

 
Este peso ilustra también el enigma propuesto al último rey de Babilonia, Belsasar: " Mené, Mené, Tequel y Parsin. " (Daniel 5:24,25). Las consonantes que componen la primera palabra de esta escritura sobre la pared permitían comprender tanto la palabra ’mina’ como una forma del término arameo vertida por ‘contado’.
 

" Mené, Mené,

Tequel y Parsín. "

Daniel 5:24,25.  
 
Dios había contado los días y anunciado el fin
de la dinastía babilónica. Siglos más tarde,
Babilonia efectivamente llegó a ser " montones
de piedras […] sin habitante ", testimonio silencioso pero elocuente de la infalible exactitud de
la palabra profética. – Jeremías 51:37.
 
La caída de una enigmática ‘ gran Babilonia ’ (Revelación 18:2) se anunció con bastante certeza.
 
 
 

 





Carte Chronologie Lamentation ruine UrFin du départementAntiquités EgyptiennesAntiquités Romaines Haut de page