Visita
Ajoutez à vos favoris
Recommandez LB
el museo del Louvre con la Biblia
default.titre
default.titre
Subcribe to the newsletter !
www.louvrebible.org
Une visite
de trois départements
du Louvre
En vingt trois étapes




 
Relieve con el dios Mitra
por las dos caras
 

MND 1911  

Denon sala 25

En una cara del relieve
está representado Mitra
dios persa de la luz,

que degüella el toro divino para fecundar el universo
y en la otra, Mitra
banquetea con el sol,
al cual está asimilado

 
El culto de Mitra “ revela la influencia inequívoca de los conceptos babilonios; y considerando la importancia dada en el mundo romano a los misterios relacionados con este culto, se perfila otro eslabón que conecta las ramificaciones de la cultura antigua con la civilización del valle del Éufrates. ”   AR83AR84
 
Este culto está arraigado al origen de la fiesta de Navidad. AR85
 
« Porque les ha nacido hoy un Salvador,
que es Cristo [el] Señor ». (Lucas 2:11).

Todos los historiadores concuerdan en decir
que la fecha exacta del nacimiento de Jesús
queda desconocida.  AR86
  La palabra Navidad

no aparece

en la Biblia.
 
 

Esta fiesta sufrió la influencia
pagana de las saturnales,
que se celebraban alrededor
del solsticio de invierno
en honor de Saturno,
el dios de la agricultura,
y que se caracterizaban
por sus borracheras famosas
y el intercambio de regalos.

Por otra parte, el 25 de
diciembre del año 274,

el emperador romano Aurelio
proclamó al dios solar Mitra
patrón principal del imperio

 
Al principio del siglo IV, en una política de compromisos y para un fin cristiano, la Iglesia de Occidente adoptó el 25 de diciembre. La fiesta de Mitra, Natalis Invicti, Sol triunfante, y la del “ nacimiento" del Dios Salvador, el dador de la vida a la naturaleza, fueron pues reemplazándose progresivamente por la del nacimiento del Cristo “ una luz para una revelación a las naciones ”, según la expresión que utilizó el anciano Simeón (Lucas 2:32).

Por tanto, la fiesta de Navidad nació en una época en que el culto del Sol era especialmente dominante en Roma. Estos datos precisos confirman que esta fiesta no se originó ni de las Escrituras ni de las tradiciones de los primeros cristianos.
 
 
 
 
 
 

 




Haut de page