Visita
Ajoutez à vos favoris
Recommandez LB
el museo del Louvre con la Biblia
default.titre
default.titre
Subcribe to the newsletter !
www.louvrebible.org
Une visite
de trois départements
du Louvre
En vingt trois étapes




 

Los cuatro vasos «canopes» de Horemsaf      E 18876          Sully sala 15 vitrina 1

Antiguamente estos vasos contenían  vísceras envueltas en paños y empapadas en resinas. La momificación (del término mumiyah, pez) y el embalsamamiento fueron vectores importantes del saber médico aunque si los conceptos anatómicos y fisiológicos quedaban limitados. AE15, AE16

Según el papiro Ebers, compilación del saber terapéutico egipcio contemporáneo de los primeros libros de la Biblia (1550 a.n.e), los conocimientos médicos eran puramente empíricos y sumamente impregnados de magia y de superstición. AE17 , AE18  Una prescripción considerada a favorecer  la cicatrización recomendaba la aplicación de excrementos humanos, otra asociaba fórmulas mágicas para asquear al demonio del cuerpo de la persona que él poseía. AE19, AE20

En los escritos de Moisés no se encuentra ninguna huella de estas terapéuticas ineficaces incluso peligrosas, a pesar de que fue «instruido en toda la sabiduría de los egipcios. » (Hechos 7:22). Y las medidas de higiene impuestas a los israelitas después del Éxodo contrastan asombrosamente con muchas de las prácticas descritas en los textos egipcios. 

 
 
El papiro Ebers es uno
de los tratados médicos
más antiguos que nos
haya llegado.

Se escribiría entre 1500
y 1600 a.J.C, durante
el reinado de Amenhotep I.

Descubierto por Edwin Smith en Luxor en 1862,
fue comprado por el egiptólogo alemán Georg Ebers, a quien debe su nombre y su traducción.

Desde 2008, se conserva
en la biblioteca universitaria de Leipzig.

www.wikipédia
 
Papiro médico  E 32847.  Este excepcional papiro médico del Nuevo Imperio (1550-1050 a. J.C) es el segundo en el mundo conocido por sus dimensiones (7 metros), por el número y la amplitud de textos que abarca. Está escrito por ambos lados, de forma continua pero por dos escribas diferentes. Estos textos relativos a las gorduras ofrecen indirectamente una aclaración inesperada sobre el pasaje del libro del Éxodo relativo a las plagas de  Egipto. Prueban la importancia de las pústulas en niveles tanto patológicos como religiosos. Detallan las más terribles de ellas en asociación con el dios Khonsou. Sin duda alguna el redactor del texto bíblico tenía conocimiento de este vínculo.
 
Así la Ley contenía medidas preventivas contra la propagación de las enfermedades infecciosas. Se pueden citar la puesta en cuarentena (Levítico 13:1-5), el entierro de los excrementos (Deuteronomio 23:13), las medidas profilácticas y de purificación en caso de contaminación (Levítico 11:27-38), la circuncisión practicada el octavo día (Levítico 12:3), las prohibiciones alimenticias (Levítico 11:4-8).   AE22, AE23
 

« Y al octavo día
a él se le circuncidará
la carne de su prepucio. »

Levítico 12:3
 
   
La Circuncisión    Inv 518
 
Giulio PIPPI,
llamado GIULIO ROMANO

Madera transpuesta sobre lienzo
Hacia 1490
 

Estas elevadas normas de higiene que concernían
también la salud mental y la observancia de las exigencias
en materia de moralidad sexual constituía una protección
saludable (Éxodo 20:14; Levítico 18). La exactitud
de las declaraciones bíblicas y la sabiduría de
tal código sanitario muy avanzado para su época ofrecen
un marcado contraste con la medicina de las naciones
vecinas.  AE26, AE27

 « Teniendo en cuenta la cantidad de vitamina K
y protrombina,
el día ideal para practicar
la circuncisión es el
octavo. » AE24

Docteur S. McMillen 

 
La ley de Dios « es perfecta, […] hace sabio al inexperto, en guardarlas hay un galardón grande » dice David, que también llama a su autor el « que está sanando todas tus dolencias. » - Salmo 19:7,11;  103:2
 

 




Haut de page